La Conversación de Feedback puede ser efectiva

No tengo dudas que la conversación de feedback es una conversación difícil. Sin embargo, como toda conversación difícil, la podemos desarrollar en forma efectiva sin herir o lastimar a quien la recibe.

Por lo tanto, lo primero que debes hacer es prepararte.

Una conversación de feedback que no se prepara esta destinada a fallar, lo que implica que las tres dimensiones, (la operacional, la relacional y la personal) terminan afectadas. No es fácil transmitir a otro como su desempeño influye en el objetivo acordado y en vos.

Debido a eso, es recomendable ir a la conversación con la actitud y la información correcta, así como también sabiendo lo que quieres que pase en cada una de las tres dimensiones.


El objetivo de la conversación es mejorar el desempeño y

no decirle al otro lo que esta haciendo bien o mal.


Además, es importante que prepares el mensaje que vas a dar, cómo vas a empezar y qué vas a expresar. Es indispensable, que la información que vayas a transmitir este sustentada en hechos y no en juicios.


Las discusiones se producen sobre interpretaciones de un hecho

y no sobre el hecho en sí mismo


Si al transmitir los hechos, le agregas las razones que tienes y el impacto que tiene en ti su desempeño, las personas van a entender. Esta es la razón por la que debes preparar la conversación con anticipación.

No le digas lo que está mal, que debería haber hecho o no haber hecho. No lo culpes, ni invadas su espacio. Puedes decirle:


"Para mí, esto no está saliendo bien, me gustaría revisarlo

y que me ayudes a hacerlo"


Utiliza la primera persona del singular al hablar, es mucho mas seguro. Por ejemplo, utiliza el “Me gustaría…” en lugar del “Deberías…”. Usando el “Me gustaría” estas hablando de vos, de lo que te gusta, mientras que en el “Deberías” existe un mensaje implícito de dar una orden o un consejo no solicitado.

No obstante, nada garantiza que ante cualquier forma de expresarte tu contraparte desafié tú lógica. Es en este caso donde debes usar la escucha activa e indagar sobre su punto de vista y no ponerte a defender tú punto de vista. Recuerda que deseas mejorar la colaboración y ambos pueden tener cosas para aportar.

Como dice Fred Kofman,


“El hablar en primera persona, el tomar posesión de tu experiencia y opiniones son el secreto para presentar información contrastante de una manera constructiva.”


También recomiendo prepararte emocionalmente para la conversación. En la conversación de feedback existen situaciones donde la emoción puede generar un mal momento. Transitar efectivamente este tipo de situaciones requiere de gestionar las emociones de manera impecable y es necesario que estés preparado.

Puedes finalizar la conversación con una pregunta, como por ejemplo ¿Cómo lo ves? De esta manera creas compromiso en vez de cumplimiento. Escucha, indaga y termina con un acuerdo.

Tener una conversación de feedback no es fácil, como cualquier conversación difícil, pero si te predispones a mejorar el desempeño y no a decirle al otro lo que esta haciendo mal, si la preparas conscientemente y durante la conversación escuchas, indagas y gestionas tus emociones, es muy probable que de esa conversación surjan mejoras en el trabajo conjunto.

26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo