top of page

¿Qué dolor vas a elegir?


El atleta olímpico más exitoso y condecorado hasta la fecha es Michael Phelps, un nadador estadounidense. Phelps ha ganado un total de 23 medallas de oro olímpicas a lo largo de su carrera, además de tres medallas de plata y dos de bronce, lo que suma un total de 28 medallas olímpicas. Estableció numerosos récords mundiales y es considerado uno de los mejores nadadores de todos los tiempos. Su dominio en los Juegos Olímpicos es incomparable y su legado en el mundo de la natación es extraordinario.

En palabras de Phelps

"Nunca abandones algo que realmente deseas. Si tu sueño es verdadero, puedes hacer todo lo posible para hacerlo realidad. Mi viaje no siempre fue fácil... no siempre fue divertido. Pero era algo que realmente quería y no había nadie que pudiera impedirme alcanzar mis metas. Si hay un niño que sueña con 50 medallas olímpicas… si hay alguien que sueña con las estrellas, pueden lograrlo".

“Durante 24 días, hicimos hasta 75 entrenamientos, incluidas las pesas"… “En natación, si pierdes un día, tardarás dos en volver donde estabas. En seis años, nunca me perdí ni un solo día. Me hizo mejor que los nadadores que se tomaban el domingo libre.”

 

¿Dónde está el secreto?

La mayoría de las personas responde en la disciplina de entrenar todos los días sin perderse uno. En parte, esa respuesta es verdad.

Ahora, en mi opinión para que la disciplina exista, para ser disciplinado debemos tener un PROPÓSITO muy fuerte, que te apasione lograrlo.


“Si quieres ser disciplinado, encuentra primero el PROPÓSITO que te apasione lograr”

 

La disciplina se constituye en el puente entre tu PROPÓSITO y conseguirlo.

Posiblemente, la cultura japonesa sea una de las más disciplinadas del mundo. Ellos tienen una frase que dice: “la disciplina tarde o temprano vencerá a la inteligencia”

Si la analizas, es factible que sea así. Por mas talentoso que uno sea si no tiene disciplina perderá las mejores oportunidades de su vida. La disciplina es el secreto del éxito.

El problema radica en que nos enfrentamos continuamente a estas dos conversaciones internas:

Lo que quieres te dice:

“hazlo ahora y lo mejor que puedas hoy, mañana y siempre hasta que finalmente la acción llegue a ser un hábito”

Mientras, lo que tu cuerpo apetece ahora, te dice:

“lo mismo da mas tarde o mañana o cuando tengas un momento. Has lo que sea necesario para resolver o para impresionar a otros, has lo que puedas, pero no lo que se debe hacer”

Siempre decidimos entre una u otra. El inconveniente es que decidimos en función de las recompensas que nos da cada una. Las recompensas de la falta de disciplina son para hoy y son menores comparadas con las de la disciplina. Mientras que las recompensas de la disciplina yacen en el futuro, pero son mas grandes


“Todos debemos sufrir una de dos cosas: el dolor de la disciplina o el dolor del arrepentimiento” Jim Rohn

 

Piensa en deportistas de elite, en personas que han alcanzado el éxito y verás a alguien que lo logró porque ha sido disciplinado con todo lo que tenía que hacer para lograrlo. La mayoría de las personas se quedan admirando el éxito y tal vez sueñan con hacer lo mismo, pero nunca admiran el esfuerzo que esas personas han puesto, solo aprecian el logro.

Como dice Nadal: “Lograr aquello que has soñado te hace feliz, pero sobre todo, te hace feliz recordar el esfuerzo empleado para lograrlo.”

Aquellos que escojan la vida fácil, que escojan avanzar sin esfuerzo ahora y trabajar mas tarde, para esas personas el precio será el pesar. El pesar nos habla en un tono doloroso y dice: ojalá hubiera empezado más temprano.

Entonces: ¿Qué dolor vas a elegir?

Escoja uno u otro, el precio de la disciplina o del pesar, uno vale centavos, el otro fortunas.

De vos depende.

 

 

47 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page