Ser humano o criatura humana


Dice el dicho que en los momentos difíciles, conoces realmente a las personas.

Hace mucho tiempo trabajaba para una empresa. Allí conocí a una persona con la cual compartí momentos fuera de las horas de trabajo. Ya sabes, salidas a cenar en familia, cumpleaños, etc. Éramos lo que se dice, amigos. O todo parecía así, hasta que un día hubo que pasar por un momento difícil. Ahí ese amigo tuvo que elegir entre ser mi amigo u obtener una posición de privilegios. Pues ese que consideraba mi amigo, eligió la posición de privilegio. Ergo, nunca había sido mi amigo, solo había estado a mi lado por interés. Cuando ese interés yo no podía brindárselo, partió en busca de otros supuestos amigos que colaboren con sus intereses.

Considero que los momentos difíciles tienen, si es que tienen, la ventaja de ayudarte a darte cuenta quienes son realmente las personas que deben estar a tú lado en los momentos buenos, como así también los no tan buenos.

Hoy estamos viviendo un momento muy complicado a nivel mundial, ¿producto del corona virus? La respuesta a esta pregunta la daré más adelante. Lo cierto es que estamos todos encerrados por una cuarentena que parece no tener fin, o por lo menos no vemos el final. En esta situación de crisis, tenemos la oportunidad de conocer realmente a las personas.

Déjame contarte algo.

Esta semana, al finalizar una sesión de meditación diaria, recibí una recomendación para ver un vídeo de Sadhguru. Sadhguru, en realidad su nombre es Jaggi Vasudev, es un yogui y autor indio que creó la Fundación Isha, y ha participado en diversas actividades en el campo de la espiritualidad, la educación y el medio ambiente. Más allá de si adherís o no a este tipo de creencia, Sadhguru habla justamente de que en estos momentos es donde sabemos que tipos de ser somos, seres humanos o criaturas humanas. Ese video me llevó a reflexionar sobre el tema y lo que estamos viviendo.

La realidad nos muestra que somos nosotros los portadores del virus, no un mosquito u otro animal, y que una vez infectados por el acercamiento podemos contagiar a otros. De hecho, dicen que entre el 60% y el 80% de la población tendrá el virus, siendo el efecto de este sobre las personas nulo, es decir asintomático, leve o muy severo. Nadie sabe a ciencia cierta en cuál de los tres estados estará al ser infectado, aunque por experiencia de otros lugares podemos estimar en el que deberíamos estar.

Sabiendo esto, la pregunta es: ¿qué clase de ser eliges ser?

Stephen Covey en su libro los 7 Hábitos de las Personas Altamente efectivas, escribió que los privilegios que nos singularizan como seres humanos son: la autoconciencia (la habilidad para analizar nuestros pensamientos, estados de ánimo y conductas), la imaginación (la habilidad de visualizar más allá de nuestras experiencias y habilidad presente), la conciencia (la habilidad para distinguir lo bueno de lo malo) y la voluntad independiente (habilidad para actuar independientemente de influencias externas). Utilizando la totalidad de los privilegios que la naturaleza, dios, el universo o quien creas nos ha dado, es que podemos considerarnos seres humanos.

Porque los seres humanos, sabiendo que son los portadores de virus, utilizan su voluntad independiente para decidir, en función de su conciencia, donde estar y seguir todas las reglas que les indican los trabajadores de la salud. Eso los inserta en una situación de aislamiento en los hogares, el dulce hogar que ahora no parece tan dulce, siendo la autoconciencia la habilidad que le permite elegir qué creencias seguir para así poder influir sobre su conducta y estado de ánimo. Y tal vez, sea el momento de utilizar su imaginación para hacer lo mismo que Viktor Frankl, un neurólogo y psiquiatra austriaco ya fallecido, hacía en sus días en los campos de concentración nazi. Ante el espanto que representaba su contexto, imaginaba dando conferencias ante sus alumnos una vez liberado.

Solo los seres humanos, utilizando estas habilidades, eligen qué actitud tomar ante el problema.

Las criaturas humanas no utilizan ninguna de las habilidades mencionadas, y de utilizarlas solo alguna de ellas utilizan. Porque las criaturas responden compulsivamente, no respetan las reglas, se amontonan y en definitiva, cuando se tratan de portadores asintomáticos, o aun sabiéndolo, pueden generar contagio en masa, justamente lo que se quiere evitar. Y que los hay, los hay.

Entonces este es un momento maravilloso para seguir o comenzar a utilizar los privilegios que nos distinguen como seres humanos y, además, darte cuenta de quienes son las personas que te rodean.

Párrafo aparte, recuerdas que más arriba deje la duda sobre si el momento que estamos viviendo de encierro es producto del corona virus, bueno aquí va mi opinión.

Tengo la certeza de que la aplicación de un tratamiento a un diagnóstico equivocado no resuelve el problema. Imagínate que te dan una aspirina para curarte una gripe diagnosticada, pero en realidad tienes el corono virus. Ese tratamiento puede llevarte a la muerte. Siento que algo parecido sucede con esta situación. En mi opinión no estamos encerrados por el corona virus, o si quieres hilar finito las personas catalogadas como agentes de riesgo si pueden estarlo, estamos encerrados por la precariedad del sistema de salud. Lo que vemos en el mundo, y acá también, es que se trata de aplanar la curva justamente para evitar el colapso del sistema de salud. Cuando esto pase, ¿habremos aprendido la lección? ¿Actuaremos como seres humanos o como criaturas humanas distrayendo la atención de lo que hacen quienes nos gobiernan? Sinceramente, no lo sé.

Volviendo al eje de esta nota. Te pregunto, ¿qué ser eliges ser?

Te dejo un ejercicio final para desarrollar el hábito de elegir ser humano. Cada noche, o a principios del día, responde a las siguientes preguntas calificándote en una escala de 0 a 10, donde 0 es nada y 10 es la puntuación máxima:


  • ¿He hecho todo lo posible para mantenerme aislado?

  • ¿He hecho todo lo posible para practicar los hábitos de higiene?

  • ¿He hecho todo lo posible para tener la conducta y el estado de ánimo adecuado para la situación?

  • ¿He hecho todo lo posible para visualizar qué haré para mejorar luego que pase el encierro?


Cuanto más alta sea la calificación que obtengas, más cerca de ser humano estarás.

Te dejo un abrazo de líder

146 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo