La clave esta en el SER

En alguno de mis cursos suelo hacer, como parte de una actividad, la pregunta: ¿Qué es más importante en la vida? Muchas y variadas son las respuestas, pero la que más se repite es FELICIDAD.

La incongruencia con esa respuesta es, que nuestra reacción predeterminada en la vida no es experimentar felicidad, es experimentar inercia y no somos conscientes de eso.

Eso desemboca en el gran problema occidental: Yo seré feliz cuando….,

Seré feliz cuando: tenga el puesto al que aspiro, tenga el auto que quiero, tenga la casa que quiero, viva en el condominio que quiero, pueda comprar….

Lo loco del tema es que cuando obtenemos eso que nos hace feliz, la felicidad se esfuma, porque vivimos con la ilusión de que la satisfacción del deseo genera felicidad duradera. Estamos fuertemente apegados al placer sensual, aun cuando en el mejor de los casos, solo dura un instante, sumiéndonos luego en una sensación de mayor insatisfacción.

Una de las lecciones más importantes que nos deja el Bhagavad Gita es: No te apegues a los frutos de tú trabajo. No esta en lo que tienes lo que te hace feliz.


“no es el hombre que tiene muy poco, sino el hombre que anhela más que es pobre”. Seneca

Entonces, ¿Qué puedes hacer para experimentar más felicidad en la vida con más frecuencia?

En palabras de Viktor Frankl: “El éxito, como la felicidad, no puede perseguirse; debe ocurrir, y solo se da como efecto secundario inesperado de la dedicación personal a una causa superior a uno mismo”

¿Cuántas veces reflexionaste sobre el SER que eres?

Se le atribuye a Sócrates la frase: “La vida no examinada no merece la pena ser vivida”, independientemente de si lo dijo, creo fervientemente que nacimos por una razón; que fuimos creados para que todos los seres humanos cumplamos propósitos específicos en un mundo misterioso. Citando nuevamente a Viktor Frankl: “me atrevería afirmar que nada en el mundo ayuda a sobrevivir, aún en las peores condiciones, como la conciencia de que la vida esconde un sentido”. Vaya que lo diga él, que sobrevivió a los campos de concentración nazi donde, supongo, que el tener un significado de su vida fue la energía para mantenerse vivo.

Estamos tan inmersos en la vorágine de la rutina diaria que pocas veces nos sentamos a reflexionar sobre nosotros, no paramos de hacer yendo por un tener que muchas veces ha sido elegido en función de lo que otras personas piensan, de lo que es status quo dice que es lo correcto o porque queremos pertenecer a una comunidad que exige tener ciertas cosas. Lo peor, nuevamente, es que creemos que ahí esta la felicidad.

Te preguntaste alguna vez:

  • ¿por qué estoy en esta vida?

  • ¿para qué estoy en esta vida?

  • ¿Para dónde voy? ¿Qué quiero lograr?

  • ¿Qué significado tiene mi vida?


* Si quieres tener una gran vida, vive tú propia vida.*

Los estoicos refieren a la eudaemonia como la calidad integral de una vida, más que a un estado de ánimo temporal. Eudaemonia es una vida que fluye feliz y serena por hacer que nuestras acciones en cada momento estén en armonía con nuestro yo superior, entrenándonos para poder afrontar cualquier obstáculo con la actitud adecuada para no perder esta armonía.

En ese fluir donde el placer duradero se conjuga con el significado está la FELICIDAD y todo comienza por enfocarse en el SER.

83 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo